Entrevista a Coll-Leclerc Arquitectos ganadores del Primer Premio Mapei 2018

Por el proyecto Edificio mixto de viviendas y alojamientos temporales. Edificio que combina dos programas: vivienda de protección oficial de alquiler con alojamientos temporales para la inclusión de los colectivos más vulnerables. Premio Mapei 2018 

 
 
 16 abril 2019. 14:23

El edificio combina dos programas: vivienda de protección oficial de alquiler con alojamientos temporales para la inclusión de los colectivos más vulnerables.

¿Qué significó para vosotros hacer este proyecto?
El programa era pionero y atípico para el cliente. Ganar el concurso coincidió con el momento más agudo de la crisis cuando el número diario de desahucios en Barcelona llegó a su zenit. Dar respuesta a esta urgencia social nos hizo sentir a todos los implicados como médicos de urgencias. Desde el primer momento, ayudamos al cliente a reflexionar sobre cómo debían ser estos alojamientos y cómo debían convivir con las viviendas habituales en el mismo edificio. No había a priori. Todo debía cuestionarse, y debíamos ser muy eficaces con los recursos.

¿Destacarías alguna solución constructiva o algún aspecto arquitectónico concreto de esta obra?
Hay un cierto leitmotiv arquitectónico que aparece en todas las fases del proyecto: el jardín de invierno. Generar bienestar en la vivienda incorporando un mecanismo bioclimático de bajo coste y muy eficaz era una premisa desde el concurso. Su diseño pasó de la intuición al análisis escrupuloso de su comportamiento con software de simulación y su perfeccionamiento. El resultado es que ahora un 23% de la demanda de calefacción en invierno y un 43% de la demanda de refrigeración en verano.

Responsabilidad urbana, social y energética ¿se han de repensar las ciudades?
Sobre todo, no tenemos que pensar ciudades nuevas. Debemos repensar cómo operamos en las ciudades existentes: que recursos podemos compartir. Dejar de pensar que cada edificio es autónomo. Os doy un ejemplo concreto: Si, como es nuestro caso, el solar es céntrico y muy bien servidos por la red de transportes públicos y de bicicletas, el aparcamiento puede y debe ser mínimo para destinar el ahorro a las viviendas y no crear más congestión. Esta misma reflexión se puede hacer con la red de energía, de recogida neumática o centralizar servicios como las cocinas o las lavanderías.

¿La promoción pública es una oportunidad y un reto para hacer buena arquitectura?  Cualquier proyecto es una oportunidad para una buena arquitectura, pero la promoción pública es una obligación, no una oportunidad: se genera a través del mecanismo del concurso que evalúa parámetros de calidad. Existe el peligro de incurrir en un exceso de revisiones y auditorias, todas bien intencionadas, que acaben banalizando ciertas soluciones de concurso. Diría que la promoción pública es una oportunidad y un reto para ensayar nuevas soluciones, no conocidas. No me refiero simplemente a inventos constructivos sino a inventos programáticos, inventos de nuevas maneras de vivir, compartir.

El uso y aplicación de criterios y soluciones constructivas sostenibles en el edificio mixto son la clave del ahorro del 74% de energía primaria, ¿se puede conseguir esta eficacia energética en todo tipo de nueva edificación?
El diseño de soluciones pasivas es responsable de la mitad de este ahorro. Es fundamental recurrir a estrategias pasivas de ahorro porque no son más caras necesariamente por lo que representan un ahorro real a largo plazo.

Cada caso se debe estudiar a parte, no existe una receta milagrosa. Hay que estar atento a las oportunidades que se presentan. Estudiamos por ejemplo en estos momentos una escuela, que en principio consume mucha más energía que una vivienda, pero estamos proponiendo plantear una gestión común energética (biomasa) con el polideportivo vecino.

¿Como pensáis que tiene que evolucionar la tecnología, la sociedad y la arquitectura para conseguir que la sostenibilidad sea un elemento central en la promoción de nuevos proyectos y en la rehabilitación?
Una ciudad sostenible o un edificio sostenible aumenta nuestro bienestar y por lo tanto está aquí por quedarse. Es la sociedad la que la está exigiendo y cada vez más. En cuanto a la arquitectura, solo puede ser sostenible, no solo desde el punto de vista de las energías sino desde el punto de vista de todos los recursos como el agua y los materiales, si se plantea desde el primer croquis de su concepción. Enseñamos arquitectura en Barcelona a alumnos de tercer de grado y Máster Habilitante. El aprovechamiento de los recursos tiene la misma importancia que la estrategia urbana o social y sirve no para corregir la forma sino para generarla.

En otro proyecto recientemente ganado por concurso, viviendas en la Marina del Prat Vermell para el mismo cliente, el IMHAB, la primera decisión es muy simple, basada en la gestión del sol: la dificultad de gestionar la geometría de la parcela, triangular, se convierte en oportunidad al “cortarla” con 4 pasajes con orientación norte-sur, de manera que se generan 5 bloques paralelos consiguiendo el 100 %de asoleo. Aprovechar la máxima superficie exterior para terrazas con vistas y bien orientadas le da al conjunto un carácter de “Sostenibilidad Hedonista”, un término utilizado por Bjarke Ingels y que refleja bien la actitud de proyectar con el sol y con la ventilación (el bloque esta muy cerca del mar) como decisión primaria de proyecto que genera no sólo la forma exterior sino el confort interior del usuario. Algo en el fondo muy mediterráneo. De hecho el lema del concurso fue “A plein Soleil” en recuerdo a la película de 1960 de René Clément, que convirtió a Alain Delon en un sex-symbol de los años 60s, con la música de Nino Rota, las imágenes inolvidables del velero surcando el mediterráneo, la vida de lujo, hedonista, impostada del protagonista. Creemos que la vivienda social debe de conseguir con mecanismos simples pequeños lujos.


 

Comentarios

Load more comments

 

Manténgase en contacto

Suscríbase a nuestro boletín para recibir las noticias de Mapei