COP25, Sostenibilidad y la aplicación de la Directiva de Eficiencia Energética de Edificios

Faltan pocos días para que empiece el COP25 y que termine el 2019. El futuro de nuestra sociedad y del sector de la construcción pasa por el compromiso con la sostenibilidad. Desde Mapei queremos hacernos eco en los próximos días de diferentes iniciativas encaminadas a conseguir que todo el proceso constructivo sea más sostenible y para ello lo mejor es empezar recordando el enorme reto al que se enfrenta el sector de la construcción en Europa ante la obligatoriedad de cumplir los objetivos que la Directiva de Eficiencia Energética de Edificios (2010/31/EC) que señala el 2020 como el año de inicio de la implantación de los llamados edificios de consumo de energía casi nulo, llamados nZEB (Nearly Zero Energy Buildings).
 24 noviembre 2019. 19:59

Las implicaciones de la aplicación de esta directiva tienen en este sector son de enorme calado porque transformarán muchos de los procedimientos de diseño, construcción y gestión de los edificios hacia una mayor eficiencia energética en los edificios y las ciudades. Estos cambios implicarán a todos los agentes (arquitectos promotoras, constructoras, fabricantes de materiales, sistemas y equipos) que tendrán que adaptarse para cumplir las exigencias normativas que se prevén según el calendario marcado por las Directivas Europeas.

Esta nueva normativa exige también que el poco consumo de energía que puedan tener los edificios no afecte a la salud de sus habitantes. Una buena orientación, un buen aislamiento, la instalación de placas fotovoltaicas y fachadas ventiladas, los sistemas solares térmicos, la biomasa, la geotermia o la energía eólica, entre otros, son algunas de las medidas que pueden ayudar a los inmuebles a reducir su demanda energética.

La Directiva 
En 2020, el nuevo Código Técnico de la Edificación obligará a que todas las viviendas de nueva construcción sean de consumo energético casi nulo. Con esta modificación del Código Técnico de Edificación (CTE) que entrará en vigor a finales del año 2020, se pretende solventar el problema del consumo energético.

Modificaciones que afectan al Código Técnico de Edificación (CTE)
Actualmente, el sector de la construcción es responsable del consumo del 40% de la energía producida a nivel mundial. El resto lo produce el consumo de agua y los residuos generados de las emisiones de efecto invernadero.

Las modificaciones del CTE entraron en vigor para todos los edificios públicos el 31 de diciembre de 2018 y para el resto de las construcciones será el 31 de diciembre de 2020. La propuesta de modificación del Código Técnico de Edificación incluye un Documento Básico de Ahorro de Energía (DB-HE) renovado que obliga a cambiar algunos conceptos de construcción a fin de lograr los estándares de eficiencia y ahorro que se demandan actualmente a nivel europeo. Este nuevo documento revisa las exigencias reglamentarias para que los edificios nuevos y existentes reduzcan su consumo energético, aumenten la calidad de la edificación en general y de sus instalaciones, e incorporen energías renovables para reducir las emisiones de CO2. Esto se aplicará tanto en la nueva edificación como en las rehabilitaciones.

Algunos de los cambios que contemplan en el CTE son:

  • Se actualiza la definición de Edificio de Consumo de Energía Casi Nulo.

  • Se revisan los valores mínimos de eficiencia energética.

  • En cuanto al uso de energía procedente de fuentes renovables, se plantea un aporte del 50% del consumo de energía primaria en la situación límite de consumo de energía primaria total.

  • Se propone la reducción de los consumos de energía final y primaria a través de los sistemas mecánicos: generadores de calefacción, refrigeración y ACS.

  • Se plantean exigencias más duras para los casos de rehabilitación por zonas climáticas.

  • Se elimina la obligatoriedad de utilizar fuentes de energía renovable concretas, tales como la solar térmica o la solar fotovoltaica

  • Se mantiene como indicador principal de eficiencia energética el Consumo de energía primaria no renovable, pero se introduce un indicador complementario de necesidades energéticas: Consumo de energía primaria total, CEP total, que sustituye a los niveles de demanda límite de calefacción y refrigeración.

  • Se introduce un nuevo parámetro: el coeficiente global límite de transmisión de calor a través de la envolvente térmica (k), el cual fija valores de transmitancia térmica de la envolvente, control solar y permeabilidad al aire. Se exigirán valores K tanto para edificios de nueva construcción como para rehabilitación.


¿Cuáles son los objetivos de los cambios en el CTE?
El objetivo del nuevo Código Técnico de la Edificación español es ajustarse a la Directiva 2010/31/UE (DEEE), adaptarse a los cambios y avances técnicos del sector, fomentando el avance y progreso, y lograr una normativa más fácil de comprender y aplicar. Hace varios años, la Unión Europea se dio cuenta de que, si trabajamos de forma conjunta, sería posible reducir el consumo energético de la edificación hasta en un 90%. Para conseguirlo, propuso unos objetivos para el año 2020 en cuanto a la optimización de la eficiencia energética de los edificios: reducción de emisiones de efecto invernadero en un 20%, ahorro del 20% en el consumo de energía mediante una mayor eficiencia energética o la promoción de las energías renovables hasta en un 20%.

Con estos propósitos en mente, elaboró la mencionada directiva 2010/31/UE, que obliga a todos los estados miembros a actualizar de forma periódica los requisitos mínimos de eficiencia energética de sus edificios y también a revisar la definición de los Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo (nZEB). De tal forma que todos los inmuebles públicos construidos a partir del 31 de diciembre de 2018 cumpliesen correctamente las premisas que caracterizan a este tipo de edificaciones y que también lo hagan el resto de nuevos edificios desde 31 de diciembre de 2020.

¿Se contempla la rehabilitación de edificios antiguos?
Sí, España cuenta con 25 millones de viviendas y uno de los mayores parques de edificios obsoletos energéticamente. Se calcula que el 90% son anteriores a la aplicación del Código Técnico de la Edificación, y el 60% de las viviendas se construyeron sin ninguna normativa de eficiencia energética. Por tanto, aquí es donde está realmente el futuro, en la renovación del parque de inmuebles. Hay muchas opciones para mejorar una vivienda energéticamente: la mejora de la envolvente térmica, con sistemas SATE, la instalación de sistemas eficientes de calefacción, refrigeración, producción de agua caliente sanitaria o ventilación para el acondicionamiento térmico, el establecimiento de equipos de generación o que permitan la utilización de energías renovables (fotovoltaica, biomasa…), la aplicación de mejoras que protegen del ruido (aislamiento térmico), la instalación de sistemas que contribuyan a reducir la contaminación interior del inmueble, la mejora de la eficiencia energética de las instalaciones de iluminación, etc.

Fuentes de información: CTE, CSCAE, Interempresas y Arquitectura Sostenible.

Comentarios

Load more comments

 

Manténgase en contacto

Suscríbase a nuestro boletín para recibir las noticias de Mapei