Alojamiento temporal mediante contenedores marítimos reciclados

Declaraciones del equipo de arquitectos Straddle3 + Eulia Arkitektura + Yaiza Terré, mención especial del jurado del Premio Mapei 2020 por el proyecto Aprop Ciutat Vella.
6 de mayo de 2021

La gentrificación se ensaña con los centros históricos. Vivir en un barrio por el que se pueda caminar, diverso y equipado se está convirtiendo en un lujo muy codiciado. Necesitamos urgentemente vivienda asequible, ya sea pública o cooperativa, en los corazones de nuestras ciudades. Pero ¿cómo construir vivienda en el centro consolidado si es el lugar donde el espacio disponible es más caro y escaso? En una suerte de odontología urbana, que damos en llamar Vivienda Táctica, como son las estrategias APROP y ATRI, se propone a las ciudades rellenar las caries de su dentadura edificada. Entienden, dichas estrategias, los solares desocupados, las fincas que no han agotado su edificabilidad e incluso los espacios públicos excesivamente amplios como lugares de oportunidad donde alojar unidades residenciales que, utilizando la prefabricación modular con criterios de sostenibilidad urbana, ecológica y social, logran una ejecución más rápida, económica, justa y sostenible que las promociones convencionales de vivienda pública.

Es el caso del primer edificio proyectado y construido del programa de Alojamientos Provisionales de Proximidad (APROP), promovido por el Ayuntamiento de Barcelona. Mediante estos equipamientos residenciales, el consistorio quiere realojar temporalmente, en su propio barrio, a los vecinos que han sufrido un desalojo. Gracias al uso de contenedores marítimos reciclados, estos edificios modulares reducen su huella ecológica de forma muy considerable. Por un lado, evitan el derroche energético y la emisión de gases de efecto invernadero que conlleva el uso masivo de hormigón armado o la fundición de acero para estructuras metálicas. Por el otro, son perfectamente desmontables, transportables y adaptables a otros emplazamientos, lo que, cerrando el ciclo de la construcción, reduce drásticamente el gasto energético y los residuos generados durante el proceso de derribo.

El APROP del Barrio Gótico constituye un volumen compacto, esquinero y entre medianeras que ocupa un solar edificable de titularidad municipal, usado anteriormente como extensión del espacio público adyacente de manera provisional. En su planta baja, aloja la ampliación de un equipamiento sanitario cercano y, en sus cuatro plantas superiores, contiene un total de doce alojamientos, de los cuales ocho disponen de un dormitorio y cuatro de dos.

Todos los alojamientos están equipados con suelo radiante alimentado por aerotermia y cuentan con ventilación cruzada. La fachada sudoeste da a un patio que contiene el núcleo vertical de accesos. La sureste, abocada a una calle estrecha, consta de ventanas balconeras de proporción vertical equipadas con persianas alicantinas, como las de la mayor parte del centro histórico. En la fachada noreste, que da a una plazuela, los cuatro alojamientos de mayor dimensión disponen de aberturas más anchas y balcones con marco de madera maciza y barandillas metálicas. Las fachadas son ventiladas y sus condiciones de aislamiento garantizan unas óptimas condiciones interiores. La alineación urbanística a la calle se ha resuelto con una segunda fachada colgante de madera y policarbonato translúcido. De día, esta piel exterior maximiza la luminosidad de los alojamientos mientras refleja sutilmente los colores del entorno. De noche, tamiza la luz de los interiores, con lo que mejora la iluminación de la calle sin comprometer la intimidad de sus habitantes. 

El proyecto plantea la posibilidad de construir vivienda modular a partir de elementos reutilizados consiguiendo unos altos índices de eficiencia económica y ecológica, a la vez que se acortan sensiblemente los plazos de puesta en obra, todo esto sin renunciar a cum- plir con elevados estándares de calidad, tanto en el ámbito de acabados como de equipamiento y prestaciones energéticas.

El reto de este proyecto es la integración de un edificio con una propuesta constructiva innovadora, modular, transportable, reversible y reutilizable, en un entorno histórico como el de Ciutat Vella y en un diálogo beneficioso entre lo nuevo y el existente. El proyecto da respuesta a los requisitos de sostenibilidad (clasificación energética AA) y economía de recursos, puesto que el sistema permite cumplir con un plazo de puesta en obra de sólo cuatro meses, algo muy indicado en situaciones de emergencia, sin renunciar a una arquitectura cuidadosa, que responde a las necesidades y problemas sociales reales.

Se trata de un sistema constructivo no convencional del que no existen ensayos testados previamente, por lo que cada solución se ha diseñado y calculado expresamente para cumplir rigurosamente todas las normativas y ofrecer unos alojamientos cálidos y confortables en los que, según los testimonios de los actuales inquilinos, es agradable vivir.

Fotos de Yaiza Terré, David Juarez, Jon Beguiristain y el edificio APROP

 

Jon Beguiristain David Juarez Yaiza Terré Eulia Arkitektura Straddle3 Sostenibilidad Arquitectura Premio Mapei

Manténgase en contacto

Suscríbase a nuestro boletín para recibir las noticias de Mapei