Los hormigones de muy altas prestaciones permitirán reducir las estructuras. Entrevista a Carlos Raich, Presidente de ANEFHOP

La equiparación del hormigón producido en España, con el del resto de Europa,  los aditivos y la descarbonización, son varios de los temas tratados en profundidad en la entrevista realizada a Carlos Raich, director general de ANEFHOP, para Realidad Mapei.

 
3 de junio de 2022

¿Cómo valora la producción de Hormigón en 2021 y cuáles son las perspectivas para 2022 y 2023?
En el año 2021, la producción de hormigón preparado en central alcanzó un volumen de 25,8 millones de m3, lo que supuso un aumento del 13% respecto al año anterior. Esta cifra es sin duda un dato muy positivo que debe ponerse en el contexto de un año 2020 en el que la producción se paralizó durante casi un mes como consecuencia del impacto de la pandemia, lo que supuso una caída de mercado del 8%. En definitiva, hemos superado ligeramente los volúmenes del año 2019, con una distribución irregular según los distintos mercados autonómicos.

Las estimaciones para los años 2022 y 2023 son difíciles de realizar en un contexto de gran incertidumbre como el que estamos viviendo, los impactos de la guerra de Ucrania y sus efectos en la escalada de costes de materias primas y energía desembocaron en el mes de marzo en una huelga de transporte que paralizó nuestra actividad durante dos semanas, circunstancia que afectará a los datos estadísticos del primer trimestre. La inflación sigue disparada y los costes de la construcción siguen aumentando, en el mercado se aprecia una cierta ralentizando de los proyectos. No obstante, creemos que en 2022 el mercado seguirá creciendo pero a unas tasas inferiores a las del 2021.

¿Tendrán una incidencia importante en breve los Fondos Next Generation y la inversión en obra pública?
Los Fondos Next Generation ya se deberían estar notando en la actividad, y, sin embargo, el impacto aún es muy bajo. Confiamos en que poco a poco se empiecen a percibir. No cabe otra cosa, es una gran cantidad de dinero que no se puede perder, y ya hemos puesto muchas veces de manifiesto el poder incentivador y multiplicador en la economía de las inversiones en construcción.

En cuanto a la obra pública, el año 2021 y el arranque del 2022 han sido excelentes en este aspecto. Sin duda, es una muy buena noticia para el sector. Habrá que esperar a que esta licitación se convierta en ejecución, ya que el problema de la inflación puede provocar un gran número de licitaciones desiertas, como ya vimos en 2021.

¿El aumento de los costes de las materias primas y la energía pueden hacer variar las expectativas?
Efectivamente, tal y como ya he comentado, es una de nuestras mayores preocupaciones. Todo funciona como una cadena trasmisora. El hormigón no puede asumir en sus márgenes los incrementos de costes que se han producido en los últimos meses, que afectan principalmente a las materias primas, transporte, gasoil y energía. Muchas obras contratadas con anterioridad a las subidas, lógicamente no contemplaban esta situación tan excepcional, y no pueden ser suministradas sin una actualización en las condiciones pactadas ya que eso llevaría a la quiebra a las empresas de hormigón. Los aumentos de costos por tanto se trasladan a toda la cadena de construcción y esta circunstancia puede provocar una parálisis de los nuevos proyectos hasta que la situación se estabilice. Por suerte, las administraciones públicas han contemplado un mecanismo excepcional de revisión de los precios en las obras públicas, que ya se ha aplicado en 2021 y que prevemos tenga continuidad en 2022. 

¿Cómo afecta al mercado la DAP, el nuevo código Estructural, y el Real Decreto 136/2019? 
Bueno, son impactos diferentes, que tienen en común el gran avance que el sector está llevando a cabo en los últimos años. Es algo que desde ANEFHOP ya anticipamos hace unos años con la creación de nuestro sello Expert, que exige un nivel de excelencia en aspectos de cumplimiento de Calidad, Protección del Medioambiente y Prevención de Riesgos Laborales.

La nueva Instrucción Técnica de control de producción (RD 136/2019) es una de nuestras palancas para acabar con la competencia desleal. Necesitamos trabajar para que esa minoría de competidores desleales, deje de hacer tanto daño a los mercados y evolucionemos hacia una competencia leal basada en la calidad y la sostenibilidad.

El nuevo código Estructural, de reciente aprobación, nos aproxima a las normas europeas e introduce cambios significativos que aportarán mejoras a la calidad y sostenibilidad del sector. Y abundando en la sostenibilidad, aspecto clave en el futuro de nuestro sector, la reciente DAP sectorial del Hormigón que hemos certificado nos permitirá definir nuestro compromiso con la descarbonización del sector del hormigón.

El sector afronta múltiples retos, descarbonización, sostenibilidad, construcción Industrializada, o generación de hormigones de muy altas prestaciones, ¿cómo están encarando todas estas cuestiones?
La construcción va a evolucionar hacia un modelo de diseño mucho más sostenible. Y para ello, va a exigir que los proveedores de materiales seamos también mucho más sostenibles en nuestros productos. Los proyectos van a buscar la eficiencia en términos de consumo energético, y en ese sentido, el hormigón tiene mucho que aportar ya que ha demostrado ser un excelente material para conseguir estos objetivos. Además, deberemos contribuir con hormigones con una menor huella de carbono, y ya estamos trabajando en este objetivo. Acabamos de publicar nuestro primer Roadmap de descarbonización, que fija un objetivo de reducción de la huella de carbono de nuestros productos  en un 40% respecto a los valores del 1990. Trabajaremos para conseguirlo, como lo están haciendo el resto de los países europeos. 

Los hormigones de muy altas prestaciones permitirán reducir las estructuras y por tanto el consumo de hormigón, reduciendo la huella en el edificio.

¿Se prevé equiparar el hormigón producido en España al de Europa, en términos de consistencia de trabajo?
Los avances regulatorios en calidad y seguridad industrial, recientemente implantados en España, junto con el reconocimiento, implícito en el nuevo Código Estructural, de las garantías que aportamos nos lleva a compartir plenamente los problemas e inquietudes sectoriales con el resto de los países europeos. 

La realidad es que las características del hormigón que producimos responden a los hábitos y avances de la construcción. Los avances que conlleva el Código Estructural en cuanto a la implantación de la normativa europea en proyecto y cálculo de estructuras, junto con la creciente movilidad inter europea del mercado de la construcción, nos conduce a un acercamiento cada vez mayor en las características de los hormigones que necesitan los proyectistas y los constructores europeos. El caso de la consistencia es un ejemplo en este sentido que pone de manifiesto, además, la implantación de desarrollos tecnológicos en nuestro sector.

Creemos que en esta realidad ha sido, y es, trascendental el impulso de los fabricantes de hormigón apoyándose en ANEFHOP; y la voluntad de profundizar en el prestigio sectorial al tiempo que trabajar por completar la unificación de la normativa técnica europea.

¿Cuál opina que será el papel de los aditivos en el futuro?
Los fabricantes de aditivos han hecho grandes y continuos avances en los últimos años. Es de todos conocida la importancia que siempre han dado a la I+D+i en sus presupuestos, trabajando siempre cerca del día a día de los fabricantes de hormigón y de ANEFHOP. En estos momentos, también deben trabajar en el reto de reducir la huella de carbono para apoyar el proceso que desde el hormigón ya hemos arrancado.

 

descarbonización aditivos ANEFHOP hormigón

Manténgase en contacto

Suscríbase a nuestro boletín para recibir las noticias de Mapei